Manuel Fernández Dominguez: el arte de la perfección

//Manuel Fernández Dominguez: el arte de la perfección

Manuel Fernández Dominguez: el arte de la perfección

“Me queda mucho camino por recorrer”.

 

Hoy tengo el inmenso honor de poder entrevistar a Manuel Fernández Dominguez, un gran maestro del dibujo. Y aunque su gran humildad no le haga sentirse más que un aprendiz de tan bello oficio, sus trabajos son un fiel reflejo de su maestría. Combina con precisión luces y sombras y domina la técnica del gráfito a la perfección. Perfección y percepción y un inmenso amor por el detalle son sus señas de identidad.

Me gustaría que nos contaras como te vino tu vocación por el mundo del arte.

A mí me ha gustado dibujar desde pequeño. Me gusta la pintura, la escultura, me gusta todo el arte, lo que pasa es que siempre le he tenido mucho respeto al color y sobre todo al óleo. En enero empiezo una colaboración con el gran artista sevillano Almunia de Miguel que pinta al óleo maravillosamente y me siento afortunado y me emociono al pensarlo. Me da la posibilidad de poder cumplir un sueño. Este año voy a dedicarme a otras técnicas para ver por donde encarrilo mi trabajo en el futuro sin dejar el dibujo que es lo que siempre he hecho y siempre me seguirá gustando. Ahora tengo otras técnicas que me gustaría descubrir.

He empezado a aprender hace un año y pico y lo suyo es seguir aprendiendo poco a poco. A mí me llaman maestro y yo no soy maestro. Maestro es el que enseña. Yo ayudo al que sabe un poquito menos que yo en lo que puedo. Yo todavía no he enseñado nada. A mí me han dicho siempre que tengo un don. Alguien me dijo que ese don no existe. Todo es práctica y constancia. Es verdad que hay quienes en todos los aspectos de la vida tienen más facilidad para determinadas cosas. Han nacido con una cualidad que les es más fácil hacer ciertas cosas y a lo mejor a mi coger un lápiz y dibujar me cuesta menos.

Es un don y también una dedicación. Es todo. Es algo que nace pero que si no se practica, si no se estudia, si no se ejercita no sale.

Principalmente te tiene que gustar desde chiquitito. Yo entro en una tienda de bellas artes y me quedaría allí a vivir, nada más que respirando el olor.

¿En qué te inspiras para realizar tus obras?.

Me gusta más el retrato que otra cosa. Soy muy amante de la expresión, de un gesto expresivo que me inspire. Hay que tener mucha paciencia para plasmar esa expresión. Yo disfruto con el detalle. Lo que me hace feliz es conseguir los detalles para realzar mucho más la obra. Si el detalle está ahí, porque no lo voy a aprovechar y no lo voy a dibujar. La percepción es fundamental. Yo se lo digo mucho a los que me consultan, que tomen su tiempo para parar y observar. Tienes que comparar, tienes que observar. En una simple gota hay distintos tonos para que esa gota sea transparente. La luz viene de algún sitio y tu tienes que poder plasmar las luces y las sombras. En una gota hay luces y sombras dependiendo la luz de donde venga y eso hay que observarlo para poder dibujarlo. Y eso se tiene que reflejar en el dibujo.

Pero todo el mundo no está preparado para captar eso.

La mano es el instrumento que ejecuta lo que tu mente dicta. La mente es la que funciona y tiene que pensar lo que debe de hacer.

¿Y no te da miedo el papel en blanco?

No. A mí el blanco no me da miedo. No me impone el blanco en absoluto. A mí me impone más los retos que me voy fijando que me supongan un máximo esfuerzo. Cuando termine un par de dibujos, seguiré buscando imágenes que a mi me supongan un esfuerzo resolverlos, porque eso me ayuda a avanzar. El resultado ya se verá, pero intento marcarme retos y tengo trabajos en mente y proyectos, pero se trata de avanzar. Y para avanzar tengo que ponerme retos y superarme a mi mismo. Si antes me concentraba, pues ahora me tendré que concentrar más y en cada dibujo, resolver problemas que te surjan. Esto me ha pasado más de una vez. Yo he tenido dibujos que he puesto la mano encima del papel y cuando he ido a pasar el lápiz, ha aparecido la marca de la huella y con la goma pues he tenido que equilibrar el error. Tengo la ventaja o la desventaja de ser muy perfeccionista y para mi tiene que quedar todo como yo espero. Sino no me quedo a gusto y tengo algunos dibujos míos que con el tiempo los miro de reojo.

Soy el peor crítico de mi trabajo.

Recientemente has quedado en el tercer lugar en el Certamen Artístico de Lewinson Art en el mes de septiembre ¿qué se siente?

Si. Ganó un buen amigo mío que se llama Juanjo Mangas. Yo participé con la obra de la mujer de las gotas de agua. Y ahora en diciembre estoy participando con la obra “Inocencia” y va muy bien posesionada. Es bonito que te lo reconozcan.

Ahora en Alianza del Artista va a estar en portada dibujos míos durante 15 días.  De vez en cuando se hacen retos entre artistas. Yo hice uno pero es algo que no me apetece. Yo tengo un Dali y fue uno de los que se hizo un duelo entre varios y el Dali lo tuve que hacer para ese duelo expresamente y a mi me gusta dibujar por libre y no lo que hay que hacer. A mi me gusta la libertad a la hora de dibujar.

¿Con que obra de las tantas que has realizado te sientes más orgulloso?

Antes de entrar en el curso, yo hice un dibujo que para mí es mi niño bonito. No sé por qué pero a mí me gusta y además es lo que tengo más destacado en el salón de mi casa. Es un dibujo de un aviador que yo le puse Harley de nombre y tiene no un casco pero si un gorro de cuero y las gafas. Aunque el resto de dibujos que vienen detrás de éste tengan mejor ejecución pero a éste le tengo muchísimo cariño. Lo tengo muy mimado. Es un dibujo más personal.

¿Tienes en mente hacer algún trabajo de forma más personal?

Quiero hacer algo más con el tema de agua. Es un reto para mí porque es complicado el agua resbalando, con las gotas y el agua deslizándose. Tengo pensado de hacer algo de mayores dimensiones. No por ser más grande es más difícil, porque en menor tamaño hay que tener mayor precisión.

¿Te planteas hacer alguna exposición en un futuro próximo?

A mí me gustaría más adelante y creo también que por aquí hay posibilidades. Aunque es más fácil si tienes renombre, porque tienes las puertas abiertas de muchos sitios, de muchos contactos y yo acabo de aterrizar como el que dice. Pero tengo esperanzas de que poco a poco conseguiré mi objetivo.

Y para finalizar ¿qué consejos darías a los muchos seguidores que te siguen y para aquellos que inician o sienten pasión por el arte?

Yo intento ayudar a todo aquel que me pide consejo. Mi amigo el maestro José Luis García, yo siempre le llamo maestro por el dominio que tiene en el dibujo, me hizo un retrato y yo lo compartí y en los comentarios había una mujer que tenía una hija con discapacidad de 31 años y hacía dibujos abstractos y le pedía a José Luis consejos. Yo me adelanté y le recomendé que buscara a un artista que pinta similar a como pinta su hija y a raíz de ahí ha surgido una buena amistad. A mí me gustaría aprender lo suficiente para el día de mañana poder enseñar. Me queda mucho camino por recorrer.

Si Dios me da la posibilidad de poder enseñar a alguien, sería un poquito más feliz.

Este año que comienza va a ser un año importante, MAESTRO. De emociones y logros. De superación y nuevos retos.

By | 2017-12-30T22:56:39+00:00 diciembre 29th, 2017|Cultura|0 Comments